Por Polly Mosendz.

Una vida de ocio, libre de jefes y cuentas que pagar, suena como un sueño –y resulta que millones de integrantes de la generación Y lo están viviendo–. Pero no los felicite todavía. Ellos lo hacen bajo el techo de sus padres y no necesariamente por elección.

En Estados Unidos, alrededor de un tercio de los jóvenes de 18 a 34 años vive “en casa”, informó la Oficina del Censo el miércoles. El concepto incluye los dormitorios universitarios.

Entre los jóvenes de 25 a 34 años de edad que viven con sus padres, uno de cada cuatro no está matriculado en una escuela ni trabaja. Eso representa 2,2 millones de personas, un pequeño porcentaje de los más de 70 millones de millennials del país –según el estudio–, pero una cifra llamativa, no obstante.

Es mayor la cantidad de personas de 18 a 34 años que vive con un padre que con un cónyuge, según el informe titulado The Changing Economics and Demographics of Young Adulthood: 1975-2016. Se trata de un cambio importante desde la década de 1970, cuando los jóvenes tenían más del doble de probabilidades de vivir con su cónyuge. Los adultos jóvenes de hoy en día también son más propensos a estar matriculados en la universidad o en la escuela de posgrado que sus homólogos de los años 70.

La mayoría de los integrantes de la generación del milenio que viven en casa pero no trabajan ni estudian tienen un diploma de escuela secundaria o menos, y cerca de un quinto ha tenido un hijo. La mitad son blancos y la mayoría, varones. Aproximadamente un cuarto tiene una discapacidad. Esta se define como dificultad auditiva, visual, cognitiva o ambulatoria, dificultad para cuidarse solo o para vivir en forma independiente”.

“Casi 9 de cada 10 jóvenes que vivían en la casa de sus padres hace un año todavía viven allí hoy, por lo que es el arreglo de vida más estable para los adultos jóvenes”, dice el informe. “En 2005, la mayoría de los jóvenes vivían independientemente en su propio hogar (solos, con un cónyuge o su pareja), que era el arreglo de vida predominante en 35 estados.

Hacia 2015 –apenas una década más tarde–, solo seis estados tenían una mayoría de jóvenes que vivían independientemente.

Póngase en contacto con nosotros y contrate nuestro servicio Bloomberg Professional.