Por Alex Morales y Eddie Buckle.

El secretario británico del Brexit, David Davis, ha instado a los negociadores del Reino Unido y de la Unión Europea a impulsar el avance en la resolución de cuestiones espinosas sobre los derechos de los ciudadanos residentes en sus países durante la segunda ronda de conversaciones por el divorcio que comienzan este lunes en Bruselas.

“Es increíblemente importante que haya un buen avance”, dijo Davis al reunirse con el negociador principal de la UE, Michel Barnier, en Bruselas.

Davis tiene prisa en llevar las negociaciones hacia el tema crucial del comercio futuro pese a que las divisiones abiertas en su gabinete hacen que a Europa le resulte difícil saber qué quiere el Reino Unido. Un artículo publicado por el diario Sunday Times el domingo sobre estas divisiones ilustró el tenue dominio del poder de la primera ministra Theresa May con una imagen del ministro de Hacienda, Philip Hammond, Davis y el secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, apuntándose con pistolas entre sí.

En tanto avanza el reloj hacia la salida del Reino Unido de la UE prevista para marzo de 2019, los derechos de los ciudadanos constituyen una de tres áreas, junto con la frontera irlandesa y el coste de la retirada, que necesitan “un progreso suficiente”, dice Barnier, antes de abordar la futura relación. Esto será crucial para la salud económica futura del país, y es fundamental tener claridad al respecto para que las empresas estén tranquilas.

“Está absolutamente claro que allí donde tienen discreción sobre la inversión, donde pueden esperar, las empresas lo están haciendo”, dijo Hammond el domingo en el “Andrew Marr Show” en BBC Television. “Y es entendible por qué. Están esperando más claridad sobre cómo será la futura relación con Europa”.

Ministros en pugna

Los enviados negociarán en Bruselas hasta el jueves. Intentarán llegar a un acuerdo sobre los derechos que mantendrán unos 3,2 millones de ciudadanos de la UE en Gran Bretaña y otro millón de británicos que viven en la UE después del Brexit. Las propuestas de May del mes pasado tuvieron una tenue recepción por parte de sus homólogos en la UE, quienes dijeron que no eran suficientes.

Davis ha advertido a May en reiteradas oportunidades que el destino incierto de los ciudadanos estaba agriando sus reuniones con los estados miembros, dijeron dos personas al tanto del tema este mes a Bloomberg. Aun así, rechazó sus ruegos de hacer una promesa incondicional sobre los derechos.

May se enfrenta a la difícil tarea de pilotar el Brexit después de haber sido despojada de su mayoría en la Cámara de los Comunes en las elecciones de junio, manteniendo a la vez unido a su Gobierno conservador en medio de ministros que se pelean y rumores de un posible asalto a la dirigente.

Unos 30 parlamentarios tory respaldarían una propuesta de liderazgo de Davis, informó el Sunday Telegraph citando a aliados no identificados del secretario del Brexit entre los que se cuentan dos ex ministros del gabinete. El Telegraph mencionó que un ministro del gabinete no identificado acusaba a Hammond de intentar frustrar el Brexit, y de tratar a sus colegas a favor de la salida como si fueran piratas que lo habían secuestrado.

Dos encuestas en los diarios del fin de semana completan las tribulaciones de la primera ministra: una de Survation para el Mail on Sunday que deja al Partido Laborista de la oposición por delante de los tories de May, y una encuesta de Opinium según la cual 57 por ciento de la gente cree que May debería renunciar antes de la próxima elecciones generales, previstas para 2022.

Póngase en contacto con nosotros y contrate nuestro servicio Bloomberg Professional.