Por Selcuk Gokoluk, con la colaboración de Katie Linsell y Srinivasan Sivabalan.

Hay abundantes razones por las cuales BlueBay Asset Management LLP redujo su cartera de bonos venezolanos, desde las estanterías vacías en los supermercados de Caracas hasta una escasez nacional de repuestos de autos.

Pero pocas son más convincentes que la foto satelital de Puerto Cabello en la costa del Caribe, donde se encuentra el mayor puerto del país y que muestra una terminal otrora vibrante sin embarcaciones.

“Si se puede ver el declive económico de un país desde el espacio, se sabe que está en grandes problemas”, dijo Graham Stock, jefe de investigación soberana de mercados emergentes de BlueBay en Londres, firma que redujo sus carteras de deuda del país a niveles inferiores a los referenciales. Stock calcula que las importaciones de Venezuela han caído hasta 50 por ciento en los últimos dos años.

La compañía de inversión que administra US$50.000 millones desestimó las señales de advertencia el año pasado acerca de la atribulada economía de Venezuela y compró la deuda del país denominada en dólares, que tuvo una rentabilidad de alrededor de 50 por ciento en 2016, dijo Stock. Pero el Gobierno ha reducido sus reservas de divisas a US$10.400 millones, cerca de un mínimo de 15 años y el equivalente a alrededor de 10 por ciento de su deuda total pendiente, según datos recopilados por Bloomberg.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha agotado todos sus colchones, dijo Stock. Ahora tiene que optar entre pagar los bonos e importar incluso menos comida en un momento en que los panaderos están siendo interrogados por el fiscal público por usar suministros de harina para hacer dulces.

Riesgo de impago

Las autoridades corren el riesgo de provocar descontento social si reducen el gasto, pero también tendrán problemas en encontrar activos que sirvan de colateral para un nuevo endeudamiento, dijo Stock, quien calcula la probabilidad de un impago en alrededor de 50 por ciento este año, respecto de 30 por ciento.

“El gobierno de hecho dejó de publicar datos económicos”, dijo Stock. “No sabemos cuál es la inflación, no sabemos cuál es el PIB, el gobernador del banco central insinuó que la inflación del año pasado fue de alrededor de 700 por ciento y fue despedido”.

El repunte en el petróleo no es lo suficientemente fuerte como para ayudar a Venezuela a hacer pagos de la deuda externa, dijo Stock. Si bien el crudo Brent ha aumentado alrededor de 25 por ciento desde hace un año, aún es aproximadamente la mitad del precio promedio para 2014. El país tiene las mayores reservas de petróleo comprobadas del mundo, según datos compilados por Bloomberg.

“Ahora estamos menos seguros de su capacidad para atravesar 2017”, dijo Stock. “Se llega a un punto en el que ya no se puede comprimir más la actividad”.

Póngase en contacto con nosotros y contrate nuestro servicio Bloomberg Professional.