Por Sid Verma y David Goodman.

Todo el mundo presta atención a los datos sobre inflación en Estados Unidos, comienza la temporada de ganancias de los bancos y el Reino Unido capitula sobre la factura del Brexit. A continuación, algunas de las cosas de las que los mercados van a estar hablando hoy.

IPC

Los datos sobre precios al consumidor en EE.UU., que saldrán a las 8:30, hora de Nueva York, serán el centro de atención en tanto los inversores ponderan si la Reserva Federal cuenta con la determinación para seguir ajustando mientras la economía estadounidense se acerca al pleno empleo. Después de tres meses de desaceleración de la subida de precios, los economistas encuestados por Bloomberg calculan que los precios al consumidor habrán aumentado 0,1 por ciento intermensual en junio y 0,2 por ciento si se excluyen los precios de los alimentos y la energía. La declaración de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, esta semana ante el Congreso fue interpretada como conciliadora, pese a que ella sostuvo que concluir que la tendencia de inflación subyacente no alcanzaba la meta de 2 por ciento del banco central era prematuro. Esta mañana también se publicarán datos sobre venta minorista y producción industrial y la encuesta preliminar de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan para julio.

Informes bancarios

Las empresas financieras recuperaron el título de sector de mejor desempeño en el S&P 500 desde las elecciones en EE.UU., impulsadas por una subida en los rendimientos de los bonos globales en estas últimas dos semanas. Hoy, los inversores tendrán idea de si se justificó tal optimismo, en tanto JPMorgan Chase & Co., Wells Fargo & Co., Citigroup Inc. y PNC Financial Services Group Inc. arrancan la temporada de presentación de informes de ganancias, con énfasis particular en el crecimiento de los préstamos y la calidad del crédito. Los inversores esperan que las iniciativas de la administración de Donald Trump para eliminar normas y bajar impuestos renueven el sector, mientras el presidente se prepara para una batalla legislativa por la reforma de la salud la semana que viene.

La cuenta del divorcio

El Reino Unido reconoció por primera vez en papel que está obligado a pagarle a la Unión Europea en su salida del bloque comercial, lo que insinúa un intento de hacer avanzar las negociaciones por el Brexit, que marchan lentamente. Con una factura que se estima en hasta 100.000 millones de euros (US$114.000 millones), el pago por el divorcio es un obstáculo clave. Es una de las tres áreas —junto con los derechos de los ciudadanos y la frontera con Irlanda— que según la UE deben “progresar lo suficiente” antes de poder comenzarse a discutir la futura relación del Reino Unido con la UE.

Mercados dispares

Los bonos del Tesoro de EE.UU. estaban por cerrar su primera ganancia semanal en tres intentos y los bunds subieron por primer día en cuatro. Los rendimientos sobre la nota estadounidense con vencimiento en 10 años cayeron un punto básico, a 2,34 por ciento, y los futuros de acciones de EE.UU. y el Stoxx Europe 600 no presentaban grandes cambios. El barril de crudo West Texas Intermediate para entrega en agosto cotizaba a US$46,36 a las 5:50 en Nueva York.

Acero

Trump prometió hacer frente a países como China que “hacen dumping de acero” en el mercado estadounidense y agregó que evalúa imponer nuevos aranceles o cupos a las importaciones. Estos comentarios, hechos a los periodistas en su viaje a Francia esta semana y publicados el jueves, hicieron que subieran las acciones de U.S. Steel Corp. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, se estaba dando prisa en terminar de investigar el tema.

Póngase en contacto con nosotros y contrate nuestro servicio Bloomberg Professional.