Por John Ainger.

Los bonos griegos y portugueses están liderando una reactivación de la demanda de deuda periférica europea en tanto los inversores se vuelven optimistas en relación con los riesgos de la zona del euro y la volatilidad sigue siendo baja.

Los rendimientos de los títulos griegos a 10 años se están acercando a niveles vistos por última vez antes de la crisis del crédito en 2009, mientras que los retornos de los inversores sobre la deuda portuguesa sólo han estado por debajo de los correspondientes a la deuda griega en los últimos tres meses, de acuerdo con los Índices Mundiales de Bonos de Bloomberg. Los bonos irlandeses también se ubican entre los 10 primeros, lo que marca un cambio para los europeos rezagados, dado que el riesgo abandona el mercado después de que los candidatos opuestos al euro no lograran ganar las elecciones holandesas ni las francesas.

“Los periféricos todavía tienen margen para mejorar su desempeño,” dijo Ciaran O’Hagan, jefe de estrategia de tasas europeas de Société Générale SA, en declaraciones por correo electrónico. “La perspectiva de volatilidad más baja es muy buena para los tenedores de riesgo crediticio.”

En comparación, Suiza y Alemania tienen los bonos de peor desempeño de Europa, dado que la necesidad de tener deuda de refugio como cobertura frente a una victoria de la antieuropea Marine Le Pen se ha disipado. La deuda alemana también ha sido la mayor beneficiaria del programa de compra de bonos del Banco Central Europeo, mientras que Portugal e Irlanda son menos vulnerables a toda posibilidad de reducción del estímulo ya que sólo ocupan el octavo y el décimo lugar entre los beneficiarios de la flexibilización cuantitativa.

“Creemos que es improbable que los rendimientos de los bonos europeos centrales suban mucho más. De ser así, los diferenciales periféricos deberían reducirse como consecuencia del carry trade”, dijo Peter Chatwell, jefe de estrategia de tasas europeas de Mizuho International Plc en Londres. “Estimamos que si la volatilidad del mercado de tasas se mantiene cerca de bajos niveles históricos, más inversionistas buscarán aumentar su asignación a periféricos”.

La volatilidad implícita normalizada para las opciones que expiran en tres meses en las permutas de tasas de interés en euros a 10 años ha caído a su nivel más bajo desde octubre.

Grecia es el actor periférico estrella, y su prima de rendimiento a 10 años sobre Alemania ha declinado más de 200 puntos básicos en los últimos tres meses, situándose en el nivel más bajo desde 2014.

Commerzbank AG sigue siendo cauteloso con respecto a un exceso de optimismo sobre Grecia, y prefiere Portugal, en donde está teniendo lugar un desempeño similar e incluso más impresionante, dijo Christoph Rieger, su director de estrategia de renta fija.

Póngase en contacto con nosotros y contrate nuestro servicio Bloomberg Professional.